ES EN

Para Charles Darwin, la llamada “descendencia con modificaciones” constituía la base de su teoría sobre la adaptación y evolución biológica de los diferentes seres a un hábitat o entorno natural. Los animalarios de Mariano Vilallonga nacen de un mundo propio poblado por criaturas reales/imaginarias creadas desde el conocimiento y la invención. Avelimofles, Terra Cactus, Zasburrio… responden a nombres pseudocientíficos, con un punto de humor, entresacados de libres indagaciones sobre el árbol de la vida, el origen de las especies, la genealogía darwiniana y sus múltiples correspondencias…

La personal interpretación evolutiva en clave artística de Vilallonga conlleva un
interés realista sobre la adaptación de todo ser vivo a las condiciones espacio-temporales del entorno en el que se desenvuelve, al tiempo que reaviva temores, anhelos y deseos interiores del artista canalizados a través del vuelo de la fantasía.
Al igual que la Alicia de Carroll, en este relato breve, Izmarian, heterónimo de Mariano Vilallonga, no duda en adentrarse en el submundo desconocido-real donde la vigilia y el sueño se confunden para habitar distintos estadios que el protagonista debe comprender y asimilar como propios.

 

Amalia García Rubí (2018)